Evasión y elusión fiscal ¿son lo mismo?

Es muy común que estos dos conceptos se utilicen como sinonimos; sin embargo, es importante entender el significado y alcance de cada uno de ellos a efectos de comprender que los diferencía.

Evasión fiscal.

La evasión fiscal es toda disminución del pago de una contribución por parte de quienes están jurídicamente obligados a pagarlo mediante conductas fraudulentas u omisivas violando disposiciones legales.

En este concepto se conjugan varios elementos donde el mas importante es que existe una eliminación o disminución de un tributo y donde además se transgrede una ley, por aquellos sujetos que se encuentran legalmente obligados.

Ejemplo de estas conductas son el uso de facturas falsas, deducciones inexistentes, aplicación de subsidios indebidos, pago en un monto menor al real, manipulación de cifras, etc.

Algunos de los motivos que la “provocan” son:

a) La mala situación económica del país o de un sector de los contribuyentes.
b) El desvío de los recursos públicos mediante actos de corrupción.
c) La avaricia de las personas.
d) Los altos gravámenes impositivos.

Elusión fiscal.

Por su parte, la elusión fiscal es el no pago de las contribuciones de manera lícita, para lo cual se aprovechan los espacios o lagunas dentro de la ley y de esta manera se evita ubicarse en la hipótesis normativa, con lo cual se actua dentro de los márgenes permitidos por la normativa.

Artículo 6 del Codigo Fiscal de la Federación.
Las contribuciones se causan conforme se realizan las situaciones jurídicas o de hecho, previstas en las leyes fiscales vigentes durante el lapso en que ocurran.

Como podemos  apreciar, la diferencia que existe entre estos 2 conceptos se encuentra en la naturaleza de dichos actos ya que la evasión es un acto ilicito mientra que la elusión no lo es.

Debido a que la elusión fiscal no es estrictamente ilegal, resulta complicado para las autoridades fiscales fincar cargos por estos actos, sin embargo persiguen la elusión fiscal mediante la interpretacion por via administrativa y mediante la modificacion (gestionada a través del poder legislativo) de aquellas leyes que presente resquicios que esten siendo aprovechados por los contribuyentes.

Es por ello que es importante señalar que la autoridad fiscal, especificamente el Servicio de Administración Tributaria (SAT), no aprecia diferencia alguna en estos dos conceptos y como parte de sus atribuciones buscara evitar y combatir tanto la evasión como la elusión fiscal, situación que se aprecia en los articulo 7 y 10 de la Ley del Servicio de Administración Tributaria.

Artículo 7o. El Servicio de Administración Tributaria tendrá las atribuciones siguientes:

VI. Solicitar y proporcionar a otras instancias e instituciones públicas, nacionales o del extranjero, el acceso a la información necesaria para evitar la evasión o elusión fiscales, de conformidad con las leyes y tratados internacionales en materia fiscal y aduanera;

XIII. Proponer, para aprobación superior, la política de administración tributaria y aduanera, y ejecutar las acciones para su aplicación. Se entenderá como política de administración tributaria y aduanera el conjunto de acciones dirigidas a recaudar eficientemente las contribuciones federales y los aprovechamientos que la legislación fiscal establece, así como combatir la evasión y elusión fiscales, ampliar la base de contribuyentes y facilitar el cumplimiento voluntario de las obligaciones de los contribuyentes.

Artículo 10. La Junta de Gobierno tendrá las atribuciones siguientes:

VIII. Analizar las propuestas sobre mejora continua que incluyan los aspectos relacionados con la disminución de los costos de recaudación, la lucha contra la evasión, la elusión, el contrabando y la corrupción, la mejor atención al contribuyente, la seguridad jurídica de la recaudación y del contribuyente, la rentabilidad de la fiscalización y la simplificación administrativa y reducción de los costos de cumplimiento, que sean elaboradas por las unidades administrativas del Servicio de Administración Tributaria.

De lo anterior podemos concluir que la elusión fiscal es un actuar que no infringe la ley al evitar ubicarse en la hipótesis legal, ya sea trasladando la fuente del impuesto a un lugar diferente de aquel en que deban aplicarse el tributo o, simplemente, absteniéndose de realizar los hechos o actos gravados por la ley mientras que la evasión fiscal se vale de engaños y fraudes para alterar el pago del tributo, situación que lleva aparejada una serie de consecuencias jurídicas.

Contador Publico y Maestro en Impuestos.
Asesor Fiscal, Patrimonial y de Negocios.
Fundador y Presidente hasta 2007 de ANAFINET, AC.
Expositor sobre temas fiscales en México y en el extranjero.

Facebook Twitter LinkedIn Google+ 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE