Subvaluación de mercancías: ¿Practica legal y común de las empresas?

Subvaluación de mercanciasMuchas empresas se acercan a la nuestra con la disyuntiva de tener una mercancía con valor “reducido” por ser reconstruidas, usadas, armadas, saldos, de segunda mano o por tener un acuerdo con el proveedor por pronto pago y compras por volumen.

Hasta ese momento, todos somos amigos, pero cuando se les explica el problema que representa la subvaluación confiesan la verdad y aquí explicamos algunos aspectos para saber si aún estarian dispuestos a tomar ese riesgo.

Tomando en consideración que actualmente se ha incrementado el número de procedimientos iniciados por las Autoridades Aduaneras por haber declarado en el pedimento de importación correspondiente, presuntamente, un valor de mercancía inferior en un 50% o más al valor de transacción de mercancías, sin que existiera algún criterio respecto de qué documentación es necesaria para acreditar que a ese valor consignado, tanto en la factura comercial como en el pedimento es el precio efectivamente pagado por el importador, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en su página web, publicó su documento denominado “Compilación de Criterios Normativos en Materia de Comercio Exterior y Aduanal”, donde se hace del conocimiento de cualquier contribuyente, entre otros, el Criterio Normativo 8/2010/LA, donde señala que “en aquellos casos en que no le baste a la Autoridad Aduanera la factura para comprobar el valor de transacción de la mercancía; las cartas de crédito, instrumentos negociables o constancias de transferencia de dinero, son los documentos que permiten comprobar que el precio consignado en la mercancía coincide con el precio pagado por la misma”.

Lo anterior de conformidad con la Regla 1.5.2. de Carácter General en Materia de Comercio Exterior vigente que indica:

1.5.2. Para los efectos de la determinación del valor en aduana de las mercancías, deberá considerarse lo siguiente:

I. El precio pagado a que se refiere el artículo 64, último párrafo de la Ley, puede efectuarse mediante transferencia de dinero, cartas de crédito, instrumentos negociables o por cualquier otro medio.
II. Se considera como pago indirecto, el cumplimiento total o parcial, por parte del comprador, de una deuda a cargo del vendedor.
III. El cargo por concepto de seguro que se contrate sobre un porcentaje del precio de la mercancía, cualquiera que sea el momento de pago de la prima, se considera como incrementable para los efectos del artículo 65, fracción I, inciso d) de la Ley.
IV. Se considerarán mercancías de la misma especie o clase, aquellas importadas del mismo país que las mercancías objeto de valoración o mercancías importadas de otros países, que pertenezcan a un grupo o gama de mercancías producidas por una rama de producción determinada, o por un sector de la misma y que comprenda mercancías idénticas o similares.
V. Para determinar si ciertas mercancías son de la misma especie o clase que las mercancías objeto de valoración, se examinarán las ventas que se hagan en el territorio nacional del grupo o gama más restringido de mercancías importadas de la misma especie o clase, que incluya las mercancías objeto de valoración y a cuyo respecto pueda suministrarse la información necesaria.
VI. El otorgamiento de licencias para permitir el uso de marcas y la explotación de patentes, no se considerará para los efectos del artículo 66, fracción II, inciso a) de la Ley como asistencia técnica.”

La autoridad considera que la Ventanilla Unica de Comercio Exterior (VUCE) próxima a integrarse al despacho aduanal, será una herramienta más versátil y con información de primera mano para la autoridad en caso de tener duda con respecto a los valores que regularmente manejan los importadores en sus operaciones.

Socio Director de HP y Asociados, S.C.
Consultor en Comercio Exterior e Instructor certificado del SAT

Twitter LinkedIn 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE