Asistencia Técnica: ¿Cuándo no es un Beneficio Empresarial?

0

La autoridad fiscal ha establecido durante muchos años el criterio de que el alcance del concepto de “beneficio empresarial” no es tan amplio como parece.

La regla miscelánea 2.1.34. establece que, para efectos de los tratados para evitar la doble tributación que México tenga en vigor, se entenderá por el término “beneficios empresariales” a los ingresos que se obtengan por la realización de las actividades a que se refiere el artículo 16 del Código Fiscal de la Federación (CFF); es decir, se refiere a “actividades empresariales”.

Dicho lo anterior, el pasado 18 de junio de 2023 se dio a conocer la jurisprudencia IX-J-SS-70 de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) donde se establece, en términos generales, que la asistencia técnica no califica como beneficio empresarial.

JURISPRUDENCIA NÚM. IX-J-SS-70 CONVENIO PARA EVITAR LA DOBLE TRIBUTACIÓN EN MATERIA DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA CELEBRADO ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y EL REINO DE LOS PAÍSES BAJOS ASISTENCIA TÉCNICA. CASO EN EL QUE NO CONSTITUYE UN BENEFICIO EMPRESARIAL PARA EFECTOS DEL CONVENIO PARA EVITAR LA DOBLE TRIBUTACIÓN EN MATERIA DE IMPUESTO SOBRE LA RENTA CELEBRADO ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y EL REINO DE LOS PAÍSES BAJOS.- De conformidad con el artículo 3, puntos 2 y 7 del Convenio referido, se desprende que cualquier expresión no definida en el mismo, tendrá el significado que se le atribuya por la legislación de los Estados integrantes, relativa a los impuestos que son objeto del Convenio, a menos que de su contexto se infiera una interpretación diferente, asimismo cuando los beneficios comprendan rentas reguladas separadamente en otros artículos del Convenio, las disposiciones de aquellos no quedarán afectadas por las del precepto 7 previamente citado, en ese orden de ideas, si las rentas por concepto de asistencia técnica no están comprendidas dentro de las otras rentas reguladas separadamente en los demás artículos del Convenio, ello no implica que tal concepto esté incluido dentro de los beneficios empresariales, pues al no contemplarse el concepto de asistencia técnica dentro del Convenio, se debe acudir al significado que el artículo 15-B del Código Fiscal de la Federación le otorga, el cual consiste en la prestación de servicios personales independientes por los que el prestador se obliga a proporcionar conocimientos no patentables, que no impliquen la transmisión de información confidencial relativa a experiencias industriales, comerciales o científicas, obligándose con el prestatario a intervenir en la aplicación de dichos conocimientos.

En ese contexto, los ingresos por concepto de asistencia técnica percibidos por una empresa residente en el Reino de los Países Bajos, sin establecimiento permanente en México, están gravados conforme al artículo 167, párrafos primero, segundo, fracción II y séptimo de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente en 2015, ya que el artículo 210, fracción VI de la ley invocada considera ingresos por actividades empresariales los señalados en el artículo 16 del Código Fiscal de la Federación y excluye a los previstos en los artículos 179 a 207 de la propia Ley del Impuesto sobre la Renta, siendo que el referido artículo 16 deja a la legislación federal la definición de lo que debe entenderse como una actividad comercial, de ahí que conforme a los numerales en comento, es factible inferir que, en términos de la legislación nacional, los ingresos por asistencia técnica definida por el artículo 15-B, último párrafo, del Código Fiscal de la Federación no forman parte de las actividades empresariales; por lo que, es evidente que debe entenderse, de manera limitativa, aquellos ingresos que se obtengan por la realización de las actividades a que se refiere el artículo 16 del Código Fiscal de la Federación dentro de los cuales no se encuentran los servicios personales independientes ni, por ende, la asistencia técnica.

(Tesis de jurisprudencia aprobada por acuerdo G/30/2023)

R.T.F.J.A. Novena Época. Año II. No. 18. Junio 2023. p. 64

Derivado de la resolución contenida en dicha jurisprudencia, las autoridades fiscales podrían presumir que los pagos por concepto de asistencia técnica y otros conceptos similares que en la actualidad califican como beneficios empresariales, debiendo ser sujetos a la retención y entero del 25% del impuesto sobre la renta (ISR), en lugar de considerarlos exentos de acuerdo con los Tratados para Evitar la Doble Tributación.

Por lo anterior, es necesario analizar de manera detallada los efectos de dicha jurisprudencia para, en su caso, definir si existen medios de defensa sustentables de los años que no han prescrito y hacia adelante para que, con base en ello, establecer el tratamiento y soporte que se le estará dando a las operaciones que se realicen por concepto de asistencia técnica.

José de Jesús Pérez Lara
Sígueme
Últimas entradas de José de Jesús Pérez Lara (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *