Dinero de PlásticoSin lugar a dudas, la tarjeta de crédito (también denominada dinero de plástico) es el producto financiero con mayor diversidad y aceptación, en nuestro país.

Se ha convertido en una herramienta básica en actividades comerciales. Es un medio de pago a través del cual se pueden realizar operaciones en establecimientos afiliados, como tiendas de autoservicio, departamentales, farmacias, hospitales, etcétera.

Otra de sus ventajas es el poder hacer compras vía internet o por teléfono, reservaciones en hoteles, disponer de efectivo en cajeros automáticos, pagar servicios de manera automática como teléfono celular, servicios de cable, entre otros. Nos evita el traer dinero en efectivo con nosotros, otorgándonos además un financiamiento automático de al menos 30 días.

Historia de la tarjeta de crédito

Los orígenes de la tarjeta de crédito se remontan a 1914. Western Union emitió la primer tarjeta de crédito al consumidor, pero en particular a sus clientes preferenciales. Hasta la primera mitad del siglo, otras empresas como hoteles, tiendas por departamentos y compañías gasolineras emitieron tarjetas de crédito para sus clientes.

Después de la Segunda Guerra Mundial, surgen nuevas tarjetas. Pero fue hasta 1950 cuando salió la tarjeta Diners Club, que con renovado ímpetu fue aceptada por una variedad de comercios. En 1951 el Franklin National Bank de Long Island emite una tarjeta que era aceptada por comercios locales y poco después alrededor de 100 bancos.

Sin embargo, como sólo funcionaban para un área de la banca local, “muy pocas podían generar suficientes ganancias para los bancos, y terminaron desapareciendo con la misma rapidez con que surgieron”.

Expansión de las tarjetas de crédito en Estados Unidos

Basados en esas pioneras, los bancos locales de Estados Unidos incursionaron en expedir sus propias tarjetas de crédito como sustitutas del cheque. Para los años 60 ofrecieron nuevas modalidades de pago diferidos en los saldos a pagar, lo que les generó ingresos adicionales y mayor rentabilidad. Unidos en asociaciones o mediante convenios en todo el territorio norteamericano pudieron expedir tarjetas de crédito comunes, creando un sistema de carácter nacional, del que surgieron las que hoy son grandes firmas de tarjetas que operan bajo los nombres de Mastercard y Visa.

En el caso de Visa, sus origenes se remontan a 1958 cuando el Bank of America emitió la tarjeta de crédito BankAmerica card en Estados Unidos.

En otros países del mundo, nuevos programas de tarjetas eran lanzados, manejados siempre por bancos o por asociaciones de instituciones financieras, creando así sistemas mundiales de tarjetas bancarias de crédito.

La creación de la tarjeta de crédito no es más que el último eslabón en la cadena evolutiva del intercambio de valores.

Además de que cumple con las tres funciones principales de una intermediaria financiera, ya que transfiere fondos; es un instrumento de créditos y bajo los aspectos de seguridad contribuye a llenar la función de custodia de valores.

También es un hecho que debido al avance tecnológico y al crecimiento del mercado, las tarjetas de crédito han dejado de ser un instrumento clasista para introducirse en el mercado de las masas, lo que ha creado un aumento en las operaciones a nivel mundial.

Continuara …

Acerca del Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *